Cómo saber si eres bipolar: 200 mil chilenos sufren este trastorno

La realidad del siglo XXI avanza al compás del estrés y a un ritmo intenso. El tiempo apremia, la tecnología conquista todos los hábitos cotidianos y las pausas de reflexión son cada vez más escasas. En la tierra fértil de los vínculos frágiles y las emociones tóxicas se desarrollan patologías como la depresión y/o la bipolaridad. Esta última afecta a 200.000 chilenos. La mitad de ellos es víctima de su versión más crítica, con episodios que pueden desembocar en intentos suicidas.

El problema es verdaderamente inquietante. Así lo confirma Pedro Retamal, psiquiatra y académico del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Universidad de Chile, quien lanzó el libro electrónico gratuito “La enfermedad bipolar, una guía para conocerla y enfrentarla”.

La obra del doctor, creada para generar conciencia, está dirigida al público interesado en las enfermedades del ánimo, desde médicos y estudiantes de ciencias de la salud hasta pacientes y familiares. “Contrario a lo que muchas personas creen, la bipolaridad no implica el pasaje de un estado de ánimo a otro a cada rato. Eso más bien es una caricatura, ya que en general las fases pueden durar días, semanas o incluso meses. La enfermedad suele perdurar muchos años en la vida de la persona”, aclara.

Los conflictos de la infancia funcionan como disparadores frecuentes de la bipolaridad, opina Retamal, ya sea por negligencia en el cuidado de la persona en su niñez, así como también por abusos o conflictos emocionales graves.

La patología incluso se manifiesta de forma suave. El individuo puede ser inconsciente de sus propios síntomas, sean estos leves o agudos (aceleración intensa y eufórica, intercalada repetidamente con fases depresivas, dificultades para dormir, ideas psicóticas y/o de grandiosidad, etc.), por lo cual no sabe que necesita tratamiento. Esto aumenta el riesgo de que el cuadro empeore con el tiempo.

Se estima que el enfermo bipolar vive, en promedio, 15 años menos que la población general sana.

¿Cómo se trata? La atención es un trabajo integrado entre la psicología y la psiquiatría. Retamal recomienda “estabilizadores” para mantener el ánimo en un rango normal, ni muy alto ni muy bajo. El litio es el más conocido de ellos, sumado a medicamentos anticonvulsivantes, antipsicóticos, antidepresivos (con menor frecuencia y tienden a evitarse), refuerzo del Omega 3, probióticos, ejercicio físico y dieta saludable, entre otros. La aplicación del tratamiento varía en función de cada profesional y de las necesidades particulares del paciente. Para ello se realiza un estudio integral previo con el fin de aplicar un procedimiento personalizado.

El panorama en Chile

Retamal afirma que en el país hay una demora de casi doce años para diagnosticar la bipolaridad de forma correcta, ya que es confundida frecuentemente con la depresión y otros trastornos mentales. Esa falla inicial deriva en un tratamiento inadecuado a los pacientes y, consecuentemente, resultados destructivos.

No obstante, existe una gran cantidad de información para detectar e indicar un tratamiento bien guiado. Las personas pueden tener una vida normal. En un paciente que es atendido correctamente, las reagudizaciones son más breves y suaves.

En Chile tenemos un retraso inaceptable en el manejo de enfermedades psiquiátricas. La inversión para la atención en psiquiatría es el 2% del presupuesto nacional de salud general. La cifra es muy baja en relación a países que tienen un nivel de desarrollo similar al nuestro, como Uruguay y Costa Rica. En el caso de la Unión Europea, los porcentajes rondan el 8%. Trabajar en la prevención salva vidas”, concluye Retamal.