Primavera: Una oportunidad para conectarse con nuestra Salud Mental a través de la actividad física

Aprovecha la primavera, sal a hacer ejercicio!

 

Con la llegada de la primavera no hay excusas para incorporar actividades al aire libre que favorezcan las prácticas deportivas.

Más horas de luz, una sensación térmica más agradable y la disponibilidad de la naturaleza en pleno florecimiento, constituyen una invitación a sacar el máximo provecho a la actividad física como una herramienta para cuidar la Salud Mental.

Y es que el deporte, junto con beneficiar nuestro estado físico, nos ofrece una valiosa oportunidad para mejorar nuestro nivel de Bienestar y favorecer la prevención de síntomas emocionales y enfermedades de tipo mental.

Esta relación entre actividad física y Salud Mental se puede apreciar en distintos aspectos:

  • Ánimo y regulación de la ansiedad: El ejercicio aeróbico favorece mecanismos neuroendocrinos que generan sensación de alivio, energía y placer. Se liberan substancias internas que promueven la actividad mental, mejoran el ánimo y calman la ansiedad. De alguna manera, la elongación, la respiración profunda, la fuerza muscular y el esfuerzo cardiovascular armonizan nuestro cuerpo y nuestra mente.
  • Alivio y satisfacción: La actividad física nos ayuda a distraernos de los problemas y favorece estados de silencio mental, diversión, alegría o satisfacción. Mejora la conexión con lo inmediato, “el aquí y el ahora”, liberándonos del agobio de los problemas que como sabemos, nunca se acaban. Nos separa de las preocupaciones del día a día, cambiando el foco de nuestra atención y produciendo alivio.
  • Autoestima: La actividad física, hecha de forma regular, nos lleva a descubrir capacidades del cuerpo y mejora nuestra autoestima. Al sentirnos más conformes y ver el resultado del esfuerzo realizado, nos motiva a continuar ejercitándolo y se convierte en fuente de gratificación. Puede ayudarnos a mejorar nuestro aspecto físico y la gratificación con el mismo.
  • Regulación del sueño: El ejercicio regular ayuda a mejorar el sueño fisiológico. La importancia del ejercicio regular y sistemático ha cobrado tal importancia que se considera parte del tratamiento de algunas enfermedades mentales y emocionales.
  • Depresión leve y moderada: En los cuadros depresivos leves y moderados, la realización de ejercicios físicos regulares, favorece la recuperación anímica, permitiendo en los casos de menor intensidad, prescindir del uso de fármacos. La recomendación es realizar ejercicio tres veces a la semana por períodos de 45 a 60 minutos, por 10 a 12 semanas, siempre acompañado de psicoeducación y una adecuada psicoterapia.
  • Deterioro mental: El efecto del ejercicio en mejorar la irrigación y el desarrollo de terminaciones nerviosas se ha asociado con efectos protectores del deterioro mental, por lo que se recomienda transformarlo en un hábito permanente, incluso en edades avanzadas.

No debe olvidarse que cualquier programa de actividad física, en especial para quienes comienzan por primera vez, debe asociarse a una evaluación médica general y a un programa adaptado a las capacidades y factores de riesgo de cada uno.

Fuente: http://www.cetep.cl

“Fjaka”, el estilo de vida croata para ser feliz

Algunos lo definen como “un estado sublime en el que el ser humano no aspira a nada”. ¿De qué se trata? Aquí te lo contamos.

Sin televisión, sin redes sociales ni memes de Whastapp, el “fjaka” es detenerse y darse el regalo de no pensar.

 

Desconectarse realmente, dejarse llevar por ese deseo profundo de detener toda actividad, todo pensamiento. Apagar el switch, para algunos; no hacer nada para otros. Más o menos de eso se trata el “fjaka”, un término croata que se ha popularizado en el último tiempo como una ayuda más para alcanzar la felicidad en la estresante rutina de un ciudadano común, encumbrándose al lado del “hygge” danés y el “lagom” sueco.

Se trata de “un estado sublime en el que el ser humano no aspira a nada”, explicó una periodista de Nueva York, tratando de describir lo que era el “fjaka” en una nota para la BBC. Según ella, al preguntarle a un croata su significado, se le decía que este era “un regalo de Dios. Y que se debe experimentar para entenderlo”.

Eso sí, se le hizo complicado comprender sus beneficios cuando tuvo que esperar una hora y media en un café, en pleno verano, a un croata que le daría las llaves del departamento donde se alojaría. Cuando le preguntó a una mesera si había visto al sujeto con el que se encontraría, esta le respondió “está probablemente en ‘fjaka'”.

Cuando “el sentido del tiempo se pierde”

Muchos coinciden que el “fjaka” surgió en Dalmacia, región croata en la costa del mar Adriático, donde el fuerte calor obliga a la gente a precisamente no hacer nada durante un tiempo en el día. Y para aquellos que no logran desconectar su cabeza de las preocupaciones laborales, pareciera que el término croata sería una buena manera de obligarse a descansar la mente.

Sin televisión, nada de zapping en redes sociales ni memes de los grupos de Whastapp, el “fjaka” es detenerse y darse el regalo de no pensar y contemplar el aquí y ahora.

Quizás las palabras del poeta croata Jakša Fiamengo ayuden a explicar mejor esto, cuando escribió que es “un estado más allá del ser o, si se quiere, profundamente dentro del ser, un tipo especial de inmovilidad general, somnolencia y entumecimiento, cansancio e indiferencia hacia todas las necesidades importantes y secundarias, un estupor letárgico y una pasividad general en el viaje hacia la nada en general”.

“El sentido del tiempo se pierde, y su propia inercia y languidez dan la impresión de un instante liviano”, agregó.

Fuente: Emol.com

El adecuado desarrollo de los niños depende de cómo los padres se preocupan de su propia Salud Mental

Hace unas semanas se conocieron los resultados de un estudio que revisó la salud mental de menores de 6 años en 24 países. Dicha investigación, que incluía a 19 mil niños preescolares, entre ellos 400 chilenos, tuvo un resultado alarmante para nuestro país: Los niños chilenos evidenciaron tener la peor salud mental del mundo.

Precisamente, la prevalencia de trastornos de salud mental como como ansiedaddepresión y conductas agresivas, tiende a duplicarse si se compara con la que se observa a nivel global, llegando hasta al 20% o 25%.

Con este preocupante telón de fondo, conversamos con la psicóloga de Centro Médico CetepValeska Woldarsky, con quien analizamos las distintas aristas de este grave diagnóstico.

“Desde mi punto de vista, las amplias jornadas laborales y escolares afectan de sobremanera la relación de los padres con sus hijos. Esto genera que se deleguen las funciones parentales a otros, como por ejemplo la tecnología, lo cual no contribuye a responder adecuada y contingentemente a las necesidades del niño o la niña”, advierte la psicóloga infanto-juvenil de Cetep.

Precisamente, la especialista agrega que “para favorecer el desarrollo socioemocional de un niño o niña, no sólo se requiere de calidad, sino también de cantidad. Esto implica que tiene que haber constancia a la hora de interactuar con ellos. Es decir, si hace una pataleta y me muestro contenedor; sin embargo, luego al llegar estresado del trabajo reacciono de manera diferente, genero una inconstancia en las interacciones, lo que implica que los niños no saben a qué atenerse, ni qué respuesta es la que deben seguir”, explica.

Prevención y autocuidado

En cuanto a la prevención de cuadros de salud mental en los niños, a juicio de la especialista, es clave que los padres asuman una actitud proactiva respecto del autocuidado de su Salud Mental.

“Un factor importante es que los padres cuiden su salud mental, desarrollen estrategias de autocuidado y regulen sus niveles de estrés. Todos estos puntos inciden de sobremanera en la interacción con los niños y niñas, y por ende impacta en su desarrollo”, sugiere Woldarsky.

Asimismo, la psicóloga de Centro Médico Cetep recomienda actividades con otras personas que favorezcan el bienestar familiar.

“Las redes sociales ayudan a descomprimir y liberar la tensión que pueda haber en el sistema familiar. Con esto no me refiero a facebook o instagram, sino a personas; por ejemplo asistir a terapia, hacer deportes en grupo, tener espacios de esparcimiento y establecer lazos”, detalla Woldarsky.

Señales de alerta

Que un niño se enfrente a cuadros de ansiedad, depresión, estrés o agresividad, en ocasiones puede estar asociado a determinados factores de riesgo. En esta línea, la especialista indica que “interacciones violentas a nivel familiar, físicas o psicológicas; estar pasando por alguna crisis importante, sin recibir apoyo o la contención necesaria; delegación de las funciones parentales a la tecnología, es decir, pretender que el niño se va a regular emocionalmente con un celular, tablet o televisión”, podrían favorecer el desarrollo de algunos cuadros de Salud Mental, por lo que es importante ser capaces de detectarlos a tiempo.

La especialista recomienda consultar a un profesional en caso de detectar alguna de estas señales de alerta.

  • Disminución abrupta del rendimiento escolar.
  • Cambios en la alimentación o sueño.
  • Dificultades para relacionarse con sus pares.
  • Evita situaciones o lugares que antes disfrutaba.
  • Presenta conductas regresivas: pierde control de esfínter, vuelve a dormir con los padres (en el caso que ya dormía solo), entre otros.