Un verano para disfrutar la cultura en familia

El comienzo de un nuevo año, no sólo nos regala la oportunidad de iniciar un nuevo ciclo, también coincide con la llegada del verano. Aumentan de las temperaturas, los parques están verdes y las tardes se hacen más agradables, transformándose en una invitación para disfrutar el tiempo libreDr. Claudio Urzúa, psiquiatra y Director Médico de Centro Médico Cetep, asegura que la participación en actividades culturales es importante para promover la prevención de las patologías mentales. “El hecho de salir de casa, en especial si es junto a la familia, permite sentirnos acompañados y disfrutar de los panoramas que nos ofrece la ciudad, desconectándonos de la rutina diaria; llena de estresores como el exceso de trabajo, los traslados en la urbe y las preocupaciones cotidianas”, explica el médico psiquiatra de Cetep.

En este contexto, Dr. Urzúa detalla que “ir al teatro, a un espectáculo o un museo nos permite aprender y a la vez gozar, lo que produce liberación de endorfinas con lo que podemos prevenir patologías como los trastornos ansiosos, algunas demencias y la depresión”.

Y es que, romper la rutina y hacer cosas fuera de lo cotidiano mejora nuestro Bienestar y nuestra Salud Mental; y si a ello se suma hacerlo en familia se vuelve beneficioso para generar vínculos, mejorar la comunicación y las experiencias con nuestros cercanos.

Las opciones son muchas. Organizar un viaje, visitar un museo, ir a un recital, andar en bicicleta, explorar nuestra ciudad, reencontrarse con amigos, son algunos ejemplos de las actividades que podemos hacer. Precisamente, durante la temporada estival aumenta la oferta de panoramas culturales con festivales de cine, música, teatro e intervenciones artísticas que literalmente se toman las calles, con lo que la posibilidad de disfrutar de la cultura en familia puede estar literalmente a la vuelta de la esquina.

Cultura deportiva

Por otra parte, las temperaturas más cálidas del verano favorecen también la actividad física. Aprovechar espacios abiertos y las áreas verdes de nuestros barrios son un elemento clave al cual podemos acudir durante el verano. Es importante mencionar que mantener una vida equilibrada, considerando el deporte como uno de estos ejes, entrega un sin fin de beneficios para nuestro cuerpo, entre las que se incluye la estimulación de nuestra Salud Mental.

La invitación está hecha para aprovechar esta temporada. Realizar actividades al aire libre, romper la rutina, hacer más ejercicio y generar vínculos solo trae beneficios.

Que las fiestas de fin de año no le pasen la cuenta a tu Salud Mental

A propósito de las vísperas de Navidad y Año Nuevo, conversamos con la psicóloga de Centro Médico Cetep, Andrea Lasagna, quien nos invita a enfrentar este cierre de ciclo con foco en el cuidado de nuestra Salud Mental.

Para ello, la profesional de Centro Médico Cetep ofrece una serie de consejos prácticos para integrar en nuestra rutina, de modo de evitar cuadros de estrés.

Respecto del peso que puede estar asociado al fin de año, la especialista es enfática respecto del cansancio acumulado que suele enfrentarse en este periodo del año.

En este sentido, explica que es clave entender que no podemos hacerlo todo, exigiéndonos menos, para así ayudar a bajar el nivel de estrés.

“En más de una ocasión nos sentimos demandados ya sea por el jefe, los hijos, pareja e incluso por nosotros mismos. Cuidar nuestra Salud Mental requiere hacer hincapié en este último punto: ¿Cómo nos tratamos a nosotros mismos? ¿Qué cosas nos decimos cuando algo no resulta? ¿Somos amables o nos castigamos desde la exigencia y la falta de compasión? Éste es el primer gesto de cuidado cuando hablamos de nuestra Salud Mental y el cuidado del estrés”, subraya la psicóloga Andrea Lasagna.

Consejos para unas fiestas lejos del estrés

La psicóloga de Cetep sugiere contrarrestar la atmósfera de estrés de fin de año, apostando por privilegiar lo importante.

“Muchas veces, el objetivo de las fiestas de fin de año se pierde entre el excesivo consumo, los chats y el apego al celular.

Si tienes la posibilidad de restar carga a tu vida ¿por qué no hacerlo? Con pequeños gestos como no destinar todo un día al mall, instar a realizar regalos sencillossentarse a la mesa de Navidad o Año Nuevo sin celulares de por medio. Finalmente, no asumir más compromisos que los que sean necesarios y privilegiar aquellos que se dan con la gente que amamos”, propone la psicóloga.

Andrea Lasagna es psicóloga clínico del área adulto de Centro Médico Cetep, con amplia experiencia en temáticas de Familia, Terapia Parejas, Trastornos Ansiosos, Depresión y Duelo.

Crédito imagen: TICBEAT

Navidad, tercera edad y depresión

La época de fin de año, con sus fiestas, los cierres de ciclos, el clima y todo lo que ello implica, es posible que afecte en el ánimo de las personas mayores y hacerlos caer en depresión.

Las circunstancias externas provocan que sus pensamientos vuelen a recordar su niñez, su juventud, el tiempo que se pasaba con la familia y los amigos… Pero como suele suceder cuando se envejece, hay familiares y amigos que han fallecido o a quienes es prácticamente imposible ver porque se han mudado lejos o a asilos. Esto puede generar que los sentimientos de aislamiento y soledad se afiancen.

El especialista en geriatría Ronan Factora, director de Geriatric Medicine Fellowship Programen Cleveland, escribió en un artículo para U.S. News & World Report que es natural sentirse nostálgico o triste cuando se piensa en el pasado y los buenos momentos que tuvieron con otras personas, y aunque estas emociones pueden ser difíciles de ver y abordar, se tiene que admitir que son naturales y aceptarlas.

Según el doctor Factora, a veces esas emociones pueden volverse preocupantes y evolucionar hacia la depresión, el cual es común en las personas mayores, ya que algunas estimaciones, menciona, “muestran que entre el 8 y el 16 por ciento de las personas mayores experimentan síntomas depresivos clínicamente significativos, y el 5 por ciento de las personas que no residen en hogares de ancianos cumplen con los criterios para ser diagnosticados un trastorno depresivo mayor”.

Una idea importante que cita el especialista en su artículo es que sentirse triste, deprimido o “bajo” es solo un síntoma de la depresión. “Una persona también puede perder interés o dejar de disfrutar de actividades en las que alguna vez participó. Pueden tener problemas para dormir, ya sea que duerman mucho menos o mucho más que antes”, abundó el médico geriatra. Las personas que sufren de depresión pueden incluso afirmar que sienten que la vida no vale la pena o que estarían “mejor muertos”. En circunstancias severas, incluso pueden contemplar o intentar suicidarse.

Abuela, Elder, Flor, Senior, Ancianos, Antigua, MujerAfortunadamente, los tratamientos para la depresión son muy accesibles. Lo que se debe hacer es acudir a un psicólogo o a un médico especialista en geriatría, ya que con medicamentos o terapia ayudará a reducir los síntomas depresivos que una persona mayor esté experimentando. Un importante dato que recalca el doctor Factora es que “la persona que experimenta los síntomas tiene que estar dispuesta a hablar sobre sus sentimientos, lo que puede ser difícil”.

Los familiares, amigos y vecinos de personas mayores deben estar atentos a los cambios en el estado de ánimo o el comportamiento de una persona mayor que pueda indicar depresión. “Si nota algo diferente o preocupante, no lo ignore, pregunte a la persona qué le preocupa, si se siente deprimida, triste o triste. Mantenga una estrecha vigilancia sobre su estado y, si el estado de ánimo no mejora o empeora durante unas pocas semanas, sugiérales que consulten a un médico para determinar si lo que sienten es más grave que la soledad, la tristeza y la nostalgia”, recomendó el especialista.

https://www.telemundo.com/shows/2018/12/14/la-navidad-puede-deprimir-las-personas-mayores-mira-como-ayudarlas