¿Qué es una Crisis de Pánico?

¿Qué es una Crisis de Pánico?

La prevalencia, o riesgo de padecer Trastorno de Pánico en la vida es de alrededor de un 15% en la población chilena. Se trata de uno de los cuadros de Salud Mental más recurrentes.

El psiquiatra y Director Médico de Centro Médico Cetep, Dr. Claudio Urzúa, nos explica en qué consiste el Trastorno de Pánico y cuáles son sus principales características.

Inserto dentro de los trastornos ansiosos según la última clasificación norteamericana de desórdenes mentales (DSM V), el origen del Trastorno de Pánico, explica el Director de Centro Médico Cetep, “no está claro absolutamente, pero existen distintas teorías de origen psicológicas, genéticas y biológicas. Por ejemplo, una crianza con un apego inseguro o imitación de conductas de ansiedad de nuestros padres son hipótesis de origen psicológico del trastorno. Pero no siempre están presentes, por lo que se plantea una causa multifactorial”.

A diferencia de otros cuadros de ansiedad, el Trastorno de Pánico se caracteriza por su presentación brusca, repetitiva y de corta duración (20 o 30 minutos aproximadamente).

¿Cuáles son los síntomas?

Las crisis de pánico se caracterizan por síntomas físicos y psicológicos. Los síntomas físicos más frecuentes son: Palpitaciones, Sudoración, Temblor, Falta de aire, Sensación de desmayo, Dolor o molestias en el pecho, Náuseas o molestias gastrointestinales, Mareos, Hormigueos y Escalofríos o sofocos.

Además de estas señales físicas, se presentan síntomas psicológicos como miedo a perder el control o volverse loco y sentimientos de irrealidad.

“Una crisis de pánico ocurre sin un motivo conscientemente conocido. Las personas que vivencian estas crisis, se asustan tanto que piensan que tienen alguna enfermedad física, generalmente cardíaca. El temor es tal que piensan que al presentarse una nueva crisis piensan que van a morir”, detalla al respecto el Dr. Claudio Urzúa.

Con todo, es muy importante que el diagnóstico y tratamiento sean realizados por especialistas en Salud Mental, quienes pueden indicar medicamentos y terapias psicológicas adecuadas.

Ser optimistas previene las enfermedades de Salud Mental

¿Te consideras una persona optimista? ¿Te sientes como una persona disponible a disfrutar de los momentos de felicidad? La psicóloga de Centro Médico Cetep, Andrea Lasagna, nos explica por qué el cuidado de la felicidad tiene directa relación con nuestra Salud Mental.

“Actualmente contamos con varias investigaciones que hablan del efecto que tiene la felicidad en nuestra Salud. Las personas que experimentan momentos de felicidad, logran generar una actitud más optimista ante la vida, lo que previene el desarrollo de enfermedades como el insomnio, ansiedad, estrés y depresión entre otras”, asegura la profesional.

En este contexto, Lasagna plantea que fomentar espacios para disfrutar la vida, es clave para cuidar nuestro Bienestar, y que debe entenderse desde la perspectiva de la Salud. “Cuanto más nos demos la posibilidad de generar momentos de felicidad estaremos haciendo prevención y cuidado de nuestra Salud Mental”, subraya la psicóloga Cetep.

Felicidad en 6 pasos

A propósito del Día Mundial de la Felicidad, que se celebra este 20 de marzo, la profesional de Centro Médico Cetep nos invita a enfocarnos en el cuidado de la felicidad a través de 6 consejos.

“Las personas felices no son las que más elementos externos tienen, sino aquellas que cuentan con recursos internos y logran una buena convivencia consigo mismas y con los demás, confiando en sus potencialidades. Por tanto, promover nuestra felicidad depende de un trabajo personal” indica Andrea Lasagna.

  1. Expresa tus emociones. Muchas veces tememos manifestar emociones que consideramos negativas como la pena, la frustración o la rabia, pero si las guardamos y nos las manifestamos (de la manera adecuada) nos obstaculiza para mantener relaciones sanas con los otros y con nosotros mismos en la búsqueda de la felicidad.
  2. Decídete. Anímate a tomar decisiones y libérate de cuestionamientos y rumiaciones constantes.
  3. Trátate suavemente. Aprende a tratarte gentilmente, sé afable y compresivo contigo mismo. Cambia el diálogo interno de crítica, culpa y pesimismo por un diálogo más realista que contemple no solo aquello que no te resulta, sino también lo que has logrado.
  4. Pedir ayuda. Ten en cuenta que tus limitaciones son una oportunidad para pedir ayuda y rodearse de otros dispuestos a ayudarte, lo cual permite generar una red de recursos externos.
  5. Elige bien. Rodéate de gente que te contagie optimismo y esperanza, y no de aquellas en que la queja y el pesimismo son una constante.
  6. Da las gracias. La vida por dura que pueda ser siempre nos da la posibilidad de experimentar un momento para sentirnos agradecidos. Ello implica que estemos muy alertas de no perdernos esa posibilidad.

Suicidio: 13 escolares se quitaron la vida en Santiago en 2018 y es la segunda causa de muerte en adolescentes en el país

Los datos del Minsal muestran que el suicidio es la segunda causa de muerte en niños entre 8 y 18 años. En los últimos 10 años, la autoridad sanitaria registró 1.030 muertes por lesiones autoinfligidas intencionalmente. Las últimas cifras disgregadas sobre el tema de 2015 son alarmantes: 309 muertes, casi una por día, entre los 10 y 24 años.

“Feliz cumpleaños Katy hermosa, extraño mucho despertarte en la mañana, me hace falta tu risa contagiosa, tu voz cantando en la casa, tu energía que nos movía a nuevos lugares, descansa en Paz mi niña linda, te amo”, escribió el 4 de noviembre de 2018 en Facebook Emanuel Pacheco, padrastro de la joven Katherine Winter quien ese día debió haber cumplido 17 años. Meses antes, el 22 de mayo, la estudiante del colegio Nido de Águilas había determinado poner fin a su vida luego de haber sufrido, en las horas previas, un fuerte acoso en redes sociales tras haber asistido a una fiesta donde besó a un joven que tenía polola.

El caso de Katy, cuya investigación la Fiscalía está pronta a cerrar, puso en debate la situación de los estudiantes de educación básica y media que determinan no seguir viviendo, una decisión que en 2018 adoptaron, según confirma la Seremi de Educación, Bárbara Soto, 13 jóvenes en la Región Metropolitana movidos por problemas familiares y, en gran parte, por haber sufrido bullying en sus establecimientos educacionales.

Soto recalca que se construyó “un programa muy bien pensado, con muchos hitos y de repente se murió un niño, luego otro, y eso nos cambió las prioridades. No podemos esperar que un niño suba las notas si no quiere ir al colegio y, por lo mismo, empezamos a levantar una campaña donde hemos capacitado a 5 mil profesores en suicidio escolar y ciberacoso. La normativa exige tener un encargado en convivencia escolar, pero no siempre es la persona más capacitada, se ven sobrepasados, sin gente preparada”.

Lo más complejo es que, pese a todo, las muertes siguen produciéndose. Este año ya dos estudiantes del Gran Santiago se han suicidado. Una niña de 13 años en Til Til que según sus cercanos “pololeaba” con un hombre mayor de 40 años. Pese a lo evidente del delito, y a que el concepto “pololeo” no cabe en un vínculo de abuso, no hubo denuncias al respecto. Otro muchacho, en tanto, también se mató.

Lo impactante de la situación ha hecho que la titular de la cartera, Marcela Cubillos, requiera información a todos los Seremis para conocer la magnitud del problema y se hayan incorporado actividades al calendario escolar, como el Mes de la convivencia y una guía para abordar el bullying y el ciberbullying.

Según explica la jefa de desarrollo de contenido de la fundación Todo Mejora, Rocío Faúndez, que se ha especializado en este tema, las últimas cifras disgregadas del departamento de estadísticas del Ministerio de Salud que manejan son de 2015 y son alarmantes. Ese año hubo 309 suicidios de niños, adolescentes y jóvenes, casi uno por día. Así, detalla, entre los 10 y 14, hubo 21; entre los 15 y 19, 107; entre 20 y 24, 181.

También plantea, ha habido períodos puntuales de alza: “Para el estreno de la segunda temporada de ‘13 Reasons why’, Netflix se contactó con la Fundación para atender los llamados de quienes tenían tendencias suicidas. Ese fin de semana del 18 de mayo fue impresionante. Se pasó de 4 atenciones en una hora a 40 y se mantuvo durante todo ese mes así”. Fue en esos días cuando se suicidó Katy Winter.

Las cifras

Los datos del Minsal muestran que el suicidio -después de accidentes- es la segunda causa de muerte en niños y adolescentes entre 8 y 18 años. En los últimos 10 años, la autoridad sanitaria registró 1.030 muertes por lesiones autoinfligidas en ese grupo etario.

Si bien la tasa entre 2009 y 2013 fue de 4,3 por 100 mil habitantes, en el siguiente cuatrienio esta disminuyó a 3 por 100 mil, lo que muestra una leve baja en los casos. Se trata de una tasa mucho menor a la registrada en los adultos, donde el fenómeno se da en 10,2 por 100 mil habitantes. Además, son los hombres más que las mujeres, los que deciden terminar con sus vidas y del total los casos en ambos sexos, el 89% se quita la vida mediante el ahorcamiento, el estrangulamiento o la sofocación.

La situación preocupa a las autoridades porque se trata de algo prevenible, y que debiera poder ser detectado previamente tanto por las familias, los colegios, y los entornos sociales de los niños.

La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, explicó que de una persona que decide suicidarse, sea niño o adulto, se estima que hay 20 que lo están intentando y 50 que lo están pensando, por ello se deben elevar las alertas para detectar a tiempo y evitar, en este caso en jóvenes, que encuentren en la muerte el único camino posible.

Como se trata de un grupo en periodo escolar, Salud está ad portas de lanzar una Guía de Prevención del Suicidio, la que se implementará al interior de los colegios. “Esto es para generar un clima escolar y que los niños tengan factores protectores, además queremos sensibilizar a las personas, a las autoridades, a la comunidad y a los padres acerca del suicidio”.

Daza agrega que a partir de la información disponible, una de las principales razones que provocan trastornos mentales y que pudieran derivar en un suicidio son el bullying, y el ciberbullying.

Por su parte, el diputado UDI Alvaro Carter, quien ha seguido el tema y solicitado información, dijo que oficiará al Minsal pidiendo “más horas médicas psiquiátricas y la creación de hospitales psiquiátricos en regiones ya que es un problema grave y Minsal no tiene la posibilidad de atenderá los afectados de forma continua”, explicó.

Fuente: La Tercera

Foto 1: AGENCIA UNO

Foto 2: Pixabay